Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

07.06.18

Un traje para la rehabilitación de niños con parálisis cerebral y trastornos neuromotores

El 100% de pacientes tratados con el traje Therasuit® en el Hospital Vithas Virgen del mejoran la alineación, la estabilidad y el equilibrio

El traje Therasuit® que está utilizando la Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (UDIAT) del Hospital Vithas Virgen del Mar, complementado con un programa personalizado de fortalecimiento intensivo para niños y adultos con trastornos neuromotores, está mejorando la movilidad del 100% de los pacientes. 

Se trata de una órtesis blanda, propioceptiva y dinámica. Es una herramienta muy segura y efectiva que en combinación con un programa intensivo personalizado de ejercicios logra acelerar el proceso de rehabilitación.

“Este traje y un sistema de bandas elásticas, explica la Dra. Marina Barber, psicólogoa coordinadora de la UDIAT- logra la alineación y corrección postural del cuerpo del paciente. Esta realineación de la postura permite normalizar el tono y la función muscular así como reeducar los patrones de movimiento del paciente”.

El traje Therasuit brinda una estabilización externa al tronco que permite que los movimientos sean más coordinados y fluidos en las extremidades superiores e inferiores, ayudando también a adquirir y/o mejorar el control cefálico y de tronco, en los pacientes que tienen poco o carecen de control cefálico y de tronco.

El método fue ideado por Izabela y Richard Koscielny dos fisioterapeutas polacos y padres de una hija con parálisis cerebral. Es una aplicación del tratamiento desarrollado por investigadores soviéticos para tratar los problemas de atrofias musculares que padecían los astronautas que pasaban largas temporadas en el espacio.

“Los objetivos principales de esta terapia intensiva son la reducción de los patrones patológicos de movimiento, aumentar la fuerza muscular y la resistencia, el control muscular, la coordinación así como la funcionalidad (la marcha, la sedestación, etc.)”, explica la Dra Barber.

Los programas disponibles en el Hospital Vithas Virgen del Mar son de 3 horas diarias, 5 días a la semana, durante un periodo de entre tres y cuatro semanas dependiendo de cada paciente. “Se realiza una valoración inicial a partir de la cual se traza un plan de tratamiento individualizado donde se marcan los objetivos a cumplir  en la terapia adaptando la misma a cada paciente de forma totalmente personalizada”, puntualizan desde la Unidad. 
Los niños y niñas que acuden a la UDIAT, motivados por el movimiento y el aumento de fuerza que supone un tratamiento intensivo diario, disfrutan de los nuevos juegos y actividades que pueden realizar con menor esfuerzo y de una forma más placentera para ellos.

La Dra. Marina Barber asegura que “entre cuerdas, gomas, pelotas, sacos de arena, aros y demás materiales, estimulamos el movimiento y jugamos anulando la fuerza de la gravedad que, en la mayoría de nuestros pacientes, juega en su contra haciendo más difícil el movimiento normal”. 
La estimulación del sistema vestibular y la propiocepción también juegan un papel muy importante en este tratamiento ya que, gracias a la ayuda del traje, se manda gran cantidad de información al sistema nervioso central, tanto de postura correcta como de movimiento coordinado, eliminando así la mayoría de movimientos compensatorios y haciendo trabajar al grupo muscular específico que de otra manera estaría anulado.

¿A quién está dirigido este método?
•    Parálisis Cerebral Infantil (PCI)
•    Retrasos del Desarrollo
•    Traumatismos Cerebrales
•    Accidente cerebrovascular
•    Ataxia
•    Atetosis
•    Espasticidad (incremento del tono muscular)
•    Hipotonía (tono muscular débil)
•    Otros desórdenes neurológicos

Todos los pacientes que han seguido este tratamiento intensivo han conseguido grandes mejoras a nivel de alineación, estabilidad y equilibrio. “La ganancia de fuerza en los grupos musculares que trabajamos, según cada caso, permiten la realización de un movimiento más limpio y coordinado, así como el aumento de la velocidad en la realización del mismo, lo que nos lleva a un movimiento más fluido con menor coste energético por parte del menor. Mediante este trabajo intensivo, alcanzamos ítems del desarrollo que proporcionan a nuestros niños una mayor autonomía personal”, asegura la Dra. Barber. “En la UDIAT continuamos esforzándonos al máximo para ofrecer la mayor calidad de tratamiento a nuestros niños siempre desde el punto de vista lúdico porque jugando es como mejor se aprende”, puntualiza
    
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks