Sala de prensa

X
31.07.15

Los pacientes con esclerosis múltiple experimentan un empeoramiento de los síntomas con el calor

El Dr. Ismael López Ventura, responsable de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Vithas Xanit Internacional da recomendaciones para paliar los efectos del calor en estos pacientes


El Hospital Vithas Xanit Internacional, perteneciente al grupo sanitario Vithas, informa a través de su Unidad de Esclerosis Múltiple de los efectos negativos que tiene el calor en los pacientes con esclerosis múltiple, y da recomendaciones para paliar los efectos del calor en los pacientes que padecen esta enfermedad neurológica de origen autoinmune.

El Dr. López Ventura, responsable de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Vithas Xanit Internacional, explica que los pacientes con esta enfermedad suelen tener un empeoramiento de los síntomas con el calor, debido, entre otros factores, a que el aislante natural de las fibras nerviosas (la mielina) está dañado en muchos casos y con el calor empeora la conducción nerviosa en esas fibras dañadas empeorando también los síntomas.

Además, según matiza, en ciertos pacientes el termostato natural (situado en el cerebro) no funciona correctamente provocando por ejemplo sudoración excesiva o problemas de regulación de la circulación periférica si va asociado a una alteración del sistema nervioso autónomo.

El especialista recomienda que en verano y especialmente en días de extrema calor los pacientes eviten las horas centrales del día fuera de casa, aprovechando las primeras horas de la mañana o de la tarde noche para realizar actividades al aire libre, así como tener una hidratación adecuada, bebiendo bebidas frías, y manteniendo una temperatura suave en el domicilio.

“Este empeoramiento que sufren los pacientes con esclerosis múltiple es pasajero pero en casos que estas medidas dadas no sean suficientes, existe la posibilidad también de usar chalecos refrigerantes con el objeto de evitar los efectos adversos del calor”, informa el Dr. Ismael López Ventura, aconsejando también que en caso de duda, se contacte con el neurólogo para diferenciar entre un empeoramiento pasajero de los síntomas y un brote de esclerosis múltiple.

Y aunque está comprobado que el calor extremo afecta negativamente a la esclerosis múltiple, una temperatura suave favorece la realización de actividades al aire libre lo que es beneficioso para evitar un empeoramiento de los síntomas.

Según el responsable de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Vithas Xanit Internacional “el clima en nuestro entorno suele ser ideal para este tipo de pacientes donde gozamos de una temperatura suave incluso durante el invierno, siendo este uno de los motivos por el que pacientes del Norte de Europa eligen la Costa del Sol durante la mayor parte del año como lugar de vacaciones e incluso para programas específicos de Neurorehabilitación”.

El especialista confirma también que el sol está directamente relacionado con los niveles de vitamina D y se ha demostrado la relación entre niveles bajos de vitamina D o metabolismo alterado de dicha vitamina con un mayor riesgo de padecer esclerosis múltiple.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks