Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

23.10.17

¿Quién debe cuidar el suelo pélvico y por qué motivos?

Hombres y mujeres tienen suelo pélvico, por lo que un correcto cuidado del mismo es necesario para ambos sexos, no siendo un tema exclusivo de la mujer, tal y como mucha gente cree.

El   tratamiento   del   suelo   pélvico   mejora   los   problemas   de incontinencias,  de  impotencia  o  dolores  durante  la  práctica  del sexo, y el dolor crónico pelviano

Lo que conocemos como suelo pélvico está compuesto por toda una serie de estructuras tanto ligamentosas, como musculares que sostienen parte de las vísceras humanas como es el útero en la mujer, la próstata en el hombre, o la vejiga o parte del recto, para ambos. Por ello hablar de suelo pélvico es hacerlo de un conjunto de estructuras que hacen una unidad. Desde el Hospital Vithas La Salud la Responsable del Área de cuidado de suelo pélvico, en la que se tratan tanto cuestiones relacionadas con posibles patologías, así como otras funcionales, Doña Raquel Casado Terrones,  informa  sobres  las  ventajas para  mejorar  la  calidad  de  vida  de muchos pacientes, sólo con los tratamientos fisioterapéuticos de cuidado del suelo pélvico.   El Hospital Vitas la Salud pertenece al grupo sanitario  Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 26 centros especializados Vithas Salud.
 
Patologías más frecuentes relacionadas con el suelo pélvico:
 
A nivel masculino, en primer lugar y aunque parezca una obviedad, hay que dejar claro que los hombres también tienen suelo pélvico, aunque sí es cierto que tienen menos patologías relacionadas con el mismo, ya que tienen menos orificios de salida en su cuerpo y estos son precisamente por dónde se produce el descenso del suelo pélvico. El hombre no tiene vagina por lo que hay menos zonas en su cuerpo de poca resistencia, como sí ocurre con las mujeres.
 
Desde la unidad especializada en Vithas, se tratan en el caso de los hombres la incontinencia urinaria posterior a operaciones de próstata,  problemas de impotencia, también se tratan incontinencias fecales que pueden ser consecuencia de determinadas cirugías digestivas, tanto escapes de gases como de heces. Últimamente también se están tratando muchos casos de dolor pélvico en el hombre que se producen en el caso de que pasen mucho tiempo sentados, como por ejemplo los ciclistas, o trabajadores de lo más variado que estén mucho tiempo sentados, en posiciones incorrectas. Todo ello provoca dolor que puede mejorarse mucho, de forma sencilla, con un adecuado tratamiento.
 
Lo fundamental en el hombre, sobre todo en el caso de una cirugía de próstata, es que hay 6 meses que son cruciales para poder recuperar y que las secuelas se reduzcan al mínimo. Después los resultados no son tan exitosos. Por eso es necesario que desde cirugía, oncología, etc., los especialistas hablen con los pacientes y les expliquen el proceso a seguir tras la operación, sobre todo, para no perder ese tiempo tan importante para poder conseguir unos resultados exitosos.
 
En el hombre sobre todo se tratan estas cuestiones. En el caso de la mujer sí es  cierto  que  hay  un  campo  más  amplio,  sobre  todo  porque  durante  el embarazo se produce el trauma más extremo que puede tener el suelo pélvico y eso hace que durante el mismo embarazo ya haya mujeres que empiezan con problemas de suelo pélvico, que les provoca incontinencia urinaria, o simplemente problemas de dolor. Después del embarazo, también pueden aparecer estos y además se pueden agravar por la existencia de cicatrices pos parto, cirugía de cesárea, etc. Todo ello provoca problemas de suelo pélvico, ocurriendo como en el caso del hombre. Hay seis meses para reducir casi en su totalidad las posibles secuelas, ya que durante los primeros seis meses, las hormonas aún están fluctuando, lo que hace que todavía el suelo pélvico sea súper moldeable.
 
Hay un aspecto importante en le que inciden los responsables de este Área, y es que ya desde antes del parto, desde las últimas semanas del  embarazo, es bueno comenzar con el tratamiento, lo que sin lugar a dudas ayudará mucho incluso en el mismo momento del alumbramiento. Durante esta preparación se les enseña a las mujeres a contraer el suelo pélvico, tanto para el momento del parto, como para después. Este es un trabajo que se hace sobre todo con las primerizas. Se les enseña no sólo a contraer el suelo pélvico, también a darse un masaje perineal, y se les explica muy bien  lo que no deben de hacer después del parto, sobre todo a la hora de hacer pipí, etc. Son unos consejos sencillos, pero cumpliéndolos se consiguen grandes resultados, y marcan el que después del parto haya o no patologías como incontinencia urinaria o incluso fecal, o pacientes que tienen dolor provocado por las cicatrices de la intervención que les pueden provocar dolor a la hora de tener relaciones con su pareja o incluso para utilizar tampones, o algo tan básico como hasta sentarse. Por ello es tan importante iniciar el tratamiento lo antes posible.
 
Además de todo lo relacionado con el embarazo, en el caso de las mujeres, nos encontramos otro momento crítico que es en torno a la menopausia, entre 
los 40 y los 55 años, aproximadamente, que es cuando comienzan con pequeñas pérdidas de orina, independientemente de que hayan dado a luz o no, sobre todo en casos en los que por ejemplo haya habido muchos cambios de peso, ya que la incontinencia a veces se produce esta variación en poco tiempo ya que el organismo no ha tenido tiempo de adaptarse a esos cambios. Además en  los primeros  estadíos  de  la  menopausia se  comienza  con  las pérdidas porque hay una gran revolución hormonal y esta situación afecta especialmente al suelo pélvico. Por ello lo importante es no esperar, e ir al especialista lo antes posible y ponerse a trabajar, no dar lugar a que se produzcan situaciones como un descolgamiento de la vejiga por ejemplo, que provocaría incluso un prolaxo que sólo puede solucionarse con cirugía. La prevención a través del tratamiento fisioterapéutico, puede evitar todas estas situaciones que son mucho más graves y problemáticas.
 
Otra cuestión importante para incidir es el tema del dolor pélvico crónico, algo que ha estado muy silenciado históricamente, considerándose “cosas de mujeres” pero del que ahora se está empezando a hablar mucho. Para este suele no haber una causa orgánica que lo explique, la paciente ha visitado al ginecólogo, incluso al urólogo o traumatólogo, y no se puede determinar la causa de su dolor pelviano. Nadie encuentra la causa y en estos casos el trabajar desde la unidad de fisioterapia el suelo pélvico es la única solución. La paciente mejora mucho, y sobre todo gana en calidad de vida, muchas veces incluso son el resultado de un proceso de cicatrización pos parto, que ha podido crear algún tipo de adherencias.
 
Vithas la Salud: 90 años de experiencia con la atención más avanzada
 
Dos años después de que se pusiera la primera piedra, el nuevo Hospital Vithas la Salud abrió sus puertas al público el 30 de mayo de 2016, convirtiéndose en el hospital privado más innovador de Andalucía y en uno de los más modernos a nivel nacional.
 
El hospital es ya una referencia de la medicina privada en Granada en la asistencia personalizada, el desarrollo del Área de Neurociencias como polo de excelencia y la aplicación de la más alta tecnología del momento. Una tecnología que se acompaña de una calidad asistencia y hostelera de máximo nivel y se apoya en un gran número de prestigiosos facultativos que trabajan día a día por mejorar la salud del paciente.
 
Vithas cuenta en la capital granadina con el Hospital Vithas la Salud, además de tres centros especializados: Vithas Salud Fisium, Vithas Salud Unidad de Trastornos de Alimentación y Vithas Centro Salud de Especialidades.
 
El   compromiso   de   Vithas:   calidad   asistencial   acreditada,   servicio personal y largo plazo.
 
Vithas es el primer operador sanitario de capital 100% español y el segundo a nivel nacional. Cada año atiende a más de 4.500.000 pacientes en  sus 19 hospitales y 26 centros especializados denominados Vithas Salud. Los 45 centros se encuentran distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional y destacan   los   hospitales   de   Alicante,   Almería,   Benalmádena,   Castellón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vigo, Valencia y Vitoria-Gasteiz. Los 25 centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, Elche, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Nerja, Pontevedra, Rincón de la Victoria, Sanxenxo, Sevilla, Torre del Mar, Torremolinos, Vilagarcía, y Vitoria-Gasteiz.
 
Vithas cuenta adicionalmente con la red de laboratorios Vithas Lab, con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España, y con un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda que dispone de 5 hospitales y una amplia red de centros médicos repartidos por toda la región.
 
La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad acreditada y un servicio personal va unida al firme apoyo y visión de largo plazo de los accionistas de Vithas: Goodgrower, quien controla un 80% del capital, y grupo
„la Caixa‟, con el 20% restante.
 
Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, Vithas prevé seguir consolidando su presencia nacional tanto con la apertura de nuevos centros como mediante adquisiciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks