23.05.14

Vithas Salut Unidad de Aparato Digestivo. Dr. Escartin

Hernia de hiato y colelitiasis


Hay varias afecciones que pueden provocar dolor, digestiones pesadas o ardor de estómago. En la mayoría de los casos será debido a una transgresión dietética, alguna intolerancia digestiva, gastritis secundarias a estados nerviosos… todas ellas se resolverán con medidas dietéticas o fármacos.

Sin embargo, hay dos enfermedades en las que el tratamiento médico podrá no ser efectivo y la única solución será el tratamiento quirúrgico: la litiasis biliar y el reflujo gastroesofágico
 
Litiasis biliar

La litiasis biliar, colelitiasis o los conocidos cálculos de la vesícula son muy frecuentes.

Se estima que hasta el 10-15% de la población tiene colelitiasis, aunque en la mayoría de los casos son asintomáticos.

Muchas veces se detecta de forma casual durante el estudio por alguna otra causa. Cuando el hallazgo es casual y no da síntomas no requiere tratamiento (si acaso una dieta sin grasas)

Se prevé que hasta una cuarta parte de los pacientes  tendrán sintomatología a lo largo de su vida:

-cólicos biliares
-colecistitis aguda
-pancreatitis aguda
-coledocolitiasis

En ocasiones podemos notar que la comida nos ha sentado mal, tenemos dolor de estómago o sensación de ardor

Cuando aparece alguna de estas complicaciones, que son graves y en ocasiones requieren cirugía urgente,  lo normal es que se vayan repitiendo, por lo que dada su potencial gravedad se recomienda operar la vesícula (colecistectomía).

Esta se realiza por laparoscopia, el paciente ingresa el mismo día de la intervención y se puede ir a casa al día siguiente.
 
Reflujo gastroesofágico

Es también frecuente y la principal manifestación es la sensación de ardor  o acidez y de que los alimentos suben por el esófago.

La causa más frecuente es la hernia de hiato. Mucha gente tiene hernia de hiato, pero no siempre produce reflujo, solo se tratan las hernias de hiato que producen reflujo

Además del ardor y acidez, también puede producir dolor, sangrados y en raras ocasiones esofagitis graves que pueden desarrollar un cáncer

Otras veces se presentarán con síntomas respiratorios, tos…

El tratamiento inicial será médico con antiácidos (omeprazol o alguno fármaco de la familia) y dietético (evitar café, tabaco, chocolate, obesidad, estreñimiento).

El objetivo sería poder retirar la medicación o mantenerla a las dosis justas.

En ocasiones el tratamiento no es suficiente para paliar los síntomas y es entonces cuando habrá que recurrir a la cirugía.

La intervención en este caso se realiza por laparoscopia y el objetivo es reconstruir el mecanismo valvular que impide el reflujo ácido del estómago al esófago.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks