29.12.14

Decálogo de consejos para la San Silvestre Vallecana, según la fisioterapia

Por Álvaro Herrera, coordinador del servicio de rehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de América

Para afrontar adecuadamente la San Silvestre Vallecana, que se celebra en Madrid el próximo 31 de diciembre, Álvaro Herrera, coordinador del servicio de rehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, nos ofrece diez consejos prácticos para evitar posibles lesiones.

01 - Conoce tus posibilidades: si no estás habituado a correr esa distancia, no debes forzar y acabar los 10 kilómetros corriendo; si tu cuerpo te pide parar, puedes ir andando algunos tramos del recorrido. Es mejor no acabar, que acabar lesionado y que luego pagues las consecuencias.

02 - Es fundamental calentar antes de la carrera, entre 15-20 minutos antes de que den la salida. Realizar saltos en el sitio, trotar un poco durante 5 minutos, llevar varias veces la rodilla al pecho, alternando una rodilla con la otra, y, del mismo modo, llevar los talones al glúteo. También conviene ponernos en cuclillas varias veces y ponernos de puntillas en el sitio. Así mismo, hemos de mover las articulaciones haciendo girar los tobillos, las rodillas, caderas, hombros y cuello. También subimos y bajamos los brazos para calentar los hombros. Recuerda que antes de la carrera no debemos estirar. Estiramos siempre después de la competición, ya que el objetivo de los estiramientos es relajar el músculo y elongarlo.

03 - Estar bien hidratado: es fundamental beber cantidades razonables de agua antes, durante y después de la carrera para que no suframos ningún problema muscular como pinchazos o las temidas roturas. Con el frío nuestros músculos sufren mucho. Recuerda que el agua es el mejor nutriente para el músculo.

04 - Utiliza un calzado adecuado a tu pisada: es conveniente correr con un calzado al que estemos acostumbrados, ya que si estrenamos unas zapatillas que nos han regalado en las navidades tenemos el riesgo de lesionarnos por culpa de la compensación que hacen nuestras articulaciones ante el cambio de calzado.

05 - Ese día procura evitar una comida copiosa. Es mejor desayunar fuerte introduciendo hidratos, tales como cereales y fruta, y comer algo ligero al menos dos horas antes del comienzo de la carrera.

06 - Al acabar la carrera debemos dedicar entre 20-30 minutos a estirar distintos grupos musculares como: el cuádriceps (la parte posterior del muslo), los gemelos y musculatura del tronco (músculos lumbares y abdominales), y nunca te olvides de estirar los trapecios, que son los músculos principales del cuello y cervicales, ya que el gesto de la carrera junto con el frío hace que podamos sufrir esas contracturas musculares tan temidas, y no queremos que nos amarguen la Nochevieja.

07 - Si tienes posibilidad, en cuanto llegues a casa, ponte calor seco (la manta eléctrica o los sacos de semillas que se calientan en el microondas) durante 10 minutos en el cuello y otro ratito en las lumbares. La mezcla del frío y el asfalto puede hacer que nos duela la espalda.

08 - Siempre debes seguir tu ritmo, el ritmo que impone tu respiración junto con tus piernas. En definitiva, es tu cuerpo el que debe marcar el tiempo y la velocidad. De nada sirve intentar hacer los 10 kilómetros siguiendo a alguien que tiene otro ritmo, otro entrenamiento…. para acabar juntos, ya que puedes pagar las consecuencias de no estar habituado a esos tiempos.

09 - Regúlate: no centres todo tu esfuerzo en los primeros kilómetros. Aunque parezca que lo duro ha pasado ya, te esperan los dos últimos kilómetros cuesta arriba. Si no llegas con fuerzas, te puedes buscar una lesión por sobreesfuerzo.

10 - Si a pesar de todas estas recomendaciones, y después de las agujetas y la resaca del fin de año, te notas alguna molestia derivada de la carrera, no dudes en visitar a un fisioterapeuta. Él te ayudará a aliviar esa lesión, te tratará y te ayudará en la prevención para que no vuelvas a sufrir ningún problema derivado de la práctica deportiva.

Sobre el Hospital Vithas Nuestra Señora de América
El Hospital Vithas Nuestra Señora de América inició su trayectoria en 1972. Desde entonces trabaja diariamente para ofrecer a los pacientes y familiares la atención más personalizada y las mejores prácticas sanitarias. De hecho, ha sido elegido como mejor hospital privado de España, según el programa de evaluación hospitalaria ‘TOP 20’, durante cuatro años consecutivos.

En sus 8.000 m2, repartidos en dos edificios, el hospital y el policlínico, Vithas Nuestra Señora de América cuenta con 11 Unidades Especializada, 90 camas, 7 quirófanos, 9 puestos UCI y 60 consultas externas. Al año atiende a más de 280.000 pacientes.

Las inversiones planificadas para el Hospital Vithas Nuestra Señora de América constituyen un buen ejemplo del compromiso de Vithas para mejorar las prestaciones sanitarias en beneficio de la comunidad. En este sentido, el hospital pondrá en marcha unidades interdisciplinares especializadas que, coordinadas con las del resto de hospitales del grupo, permitirán a Vithas ofrecer respuestas integrales y globales que se anticipan a las necesidades de una sociedad en constante evolución.

El compromiso de Vithas: estabilidad, inversión permanente y largo plazo
Vithas atiende anualmente a más de 2.000.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y Pontevedra. La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.


Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks