08.04.15

Consejos para tratar los efectos en la piel del contacto con una oruga procesionaria

Por María Teresa Truchuelo, dermatóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América


Ciertas condiciones climatológicas como la sequía o el invierno cálido que hemos vivido este año favorecen la plaga de procesionaria, insecto que anida en los pinos. Con la llegada de la primavera las orugas de la procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) descienden de los árboles al suelo donde se entierran y crisalizan para convertirse en verano en mariposas.
 
María Teresa Truchuelo, dermatóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, perteneciente al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud, ofrece algunos consejos prácticos para evitar las posibles lesiones que produce el contacto con las orugas de la procesionaria y cómo tratarlas una vez que aparecen.
 
1-  Estas orugas poseen en su cuerpo unos pelos urticantes capaces de inducir irritación de la piel y mucosas (nariz, ojos).
 
2-  Las lesiones cutáneas pueden ser producidas por contacto directo o por el aire (aerotransportadas) por los pelos urticantes que se dispersan y flotan en el aire.
 
3-  Las lesiones aparecen en todo sujeto que sea expuesto al contacto con estos pelos, aunque sea la primera vez que se exponga (no necesario sensibilización previa). Se desarrollan a los pocos minutos  o como mucho una hora de la exposición.
 
4-  La clínica consiste en aparición de lesions extremadamente pruriginosas o con sensación de ardor o escozor, sobreelevadas y rojas que aparecen en areas descubiertas (tìpicamente cuello y antebrazos).
 
5-  Las lesiones suelen durar menos de 24 horas, salvo que se desarrolle un eczema irritativo que en ese caso pueden prolongarse durante días.
 
6-  La mejor forma de prevenir la aparición de lesiones producidas por procesionaria es intentar evitar la exposición, evitando pasar por zonas arboladas (especialmente pinares) durante la primavera.
 
7-  En caso de pasear por una zona en la que sospechemos pueda existir procesionaria intentaremos hacerlo con ropas que cubran cuello y de manga larga.
 
8-  En caso de que el contacto se haya producido intentaremos lavar la zona con agua y aplicaremos frío local que es un gran antiinflamatorio y calmante de la sensación de picor o ardor.
 
9-  Como medicaciones indicadas para las lesiones de procesionaria contamos con fármacos de aplicación tópica como los corticoides tópicos y medicación de administración vía oral como antihistamínicos (generalmente no sedantes) que bloquean la histamina liberada al contactar con los pelos de la oruga y que es responsable de la generación de picor. Así mismo se puede tomar antiinflamatorios no esteroideos (AINES) que bloquean la liberación de unas sustancias denominadas prostaglandinas que también son liberadas al contacto con los pelos de la oruga y que están implicadas en la inflamación y picor.


Sobre el Hospital Vithas Nuestra Señora de América

El Hospital Vithas Nuestra Señora de América inició su trayectoria en 1972. Desde entonces trabaja diariamente para ofrecer a los pacientes y familiares la atención más personalizada y las mejores prácticas sanitarias. De hecho, ha sido elegido como mejor hospital privado de España, según el programa de evaluación hospitalaria ‘TOP 20’, durante cuatro años consecutivos.

En sus 8.000 metros cuadrados, repartidos en dos edificios, el hospital y el policlínico, Vithas Nuestra Señora de América cuenta con 11 Unidades Especializada, 90 camas, 7 quirófanos, 9 puestos UCI y 60 consultas externas. Al año atiende a más de 280.000 pacientes.

Las inversiones planificadas para el Hospital Vithas Nuestra Señora de América constituyen un buen ejemplo del compromiso de Vithas para mejorar las prestaciones sanitarias en beneficio de la comunidad. En este sentido, el hospital pondrá en marcha unidades interdisciplinares especializadas que, coordinadas con las del resto de hospitales del grupo, permitirán a Vithas ofrecer respuestas integrales y globales que se anticipan a las necesidades de una sociedad en constante evolución.


El compromiso de Vithas: estabilidad, inversión permanente y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.000.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y Pontevedra. La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones. 
 
 
 
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks