28.07.16

Consejos para evitar contracturas durante los viajes

Una mala postura durante un viaje largo puede complicarnos las vacaciones


Es importante mantener la espalda recta, la cadera por encima de las rodillas y apoyar bien las lumbares

Si vamos en avión hay que tener cuidado con la llamada “trombosis del viajero”

Estamos acostumbrados a escuchar recomendaciones sobre las mejores posturas para trabajar en el ordenador o para hacer deporte sin lesionarnos, sin embargo, muchas veces nuestros problemas posturales vienen de actividades mucho más rutinarias como puede ser sentarnos para ver la televisión, para hacer los quehaceres normales diarios y, por supuesto, al dormir, que es cuando solemos coger ciertos vicios posturales que nos provocan a la larga problemas musculo-esqueléticos.

En este sentido, otro de los momentos en los que también solemos tener una mala actitud postural es durante los viajes. El fisioterapeuta Álvaro Herrera, coordinador del servicio de rehabilitación del Hospital Vithas Nuestra Señora de América explica que “a la hora de viajar, no debemos de olvidarnos que una mala postura nos puede suponer que empecemos con mal pie las vacaciones”.

Precisamente en estas fechas veraniegas solemos hacer viajes prolongados, de más de dos horas, en los que forzamos nuestra postura de diferente manera según el medio de transporte que utilicemos. Sin embargo, en todos ellos “es fundamental que tengamos una postura correcta sentados, ya que nuestra musculatura puede sufrir en forma de contractura muscular”. El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados Vithas Salud.

Consejos para mejorar la postura en los viajes

El fisioterapeuta recuerda, en primer lugar, que “para evitar lesiones derivadas de la mala postura cuando estamos de viaje, es fundamental que a la hora de sentarnos procuremos que la espalda esté completamente pegada a los respaldos de los asientos. Para esto, debemos de estar sentados sobre sobre nuestros glúteos, en vez de sobre la parte baja de la espalda”, es decir, tener una postura recta en vez dejar la espalda inclinada.

Lo siguiente que aconseja Herrera es que “debemos de tener las rodillas flexionadas normalmente a 90 º, quedando siempre, en la medida de lo posible, la cadera un poco más alta que las rodillas, lo cual nos va a favorecer que apoyemos el peso sobre los huesos de los isquiones, en lugar de sobre las últimas vértebras lumbares y sacras, que nos puede provocar desgaste en los discos a la larga y sufrimiento en la musculatura lumbar y evitar los típicos lumbagos por mala postura”. Por otra parte, si tenemos cojines o almohaditas para que las zonas cervical y lumbar estén apoyadas completamente, también nos ayudarán a evitar contracturas musculares.

Más allá de la postura en la que debemos viajar, Álvaro Herrera también insiste en que “es conveniente ponernos de pie cada hora y media o dos horas, para caminar y estirar las piernas. Si conseguimos estar al menos 5 minutos moviendo nuestras articulaciones, esto ayudará a que el viaje no nos provoque rigidez articular y muscular”.

En el caso concreto de que nuestro viaje sea en avión, o que sea un viaje largo en tren, hay que tener en cuenta el peligro de sufrir la llamada “trombosis del viajero”, que es más frecuente de lo que parece. “Consiste en que, si estamos más de 6 horas sentados en un avión con espacio reducido y sin mover las piernas, podemos llegar a sufrir una trombosis. Para evitarlo es tan fácil como levantarnos con frecuencia y realizar movimiento en nuestras articulaciones cada cierto tiempo”, aporta el experto.

Por último, también es necesario recalcar que al final del viaje estiremos nuestra musculatura, para asegurarnos de iniciar nuestro merecido descanso sin ningún contratiempo.

El compromiso de Vithas: calidad, innovación y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.900.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y la provincia de Pontevedra, donde están emplazados los centros Vithas Salud Fisium de Pontevedra, Vilagarcía, Marín, Sanxenxo, A Estrada, Caldas de Reis y Vigo.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks