29.07.16

En el verano pueden producirse más fracturas en nuestros mayores

Los cambios de domicilio pueden suponer un mayor riesgo de accidentes domésticos


Hay que evitar cambios en la medicación, tener las zonas iluminadas, y eliminar obstáculos en la casa

La fractura más grave es la de cadera, que tiene una mortalidad del 20% en el primer año

En verano solemos pasar más tiempo con nuestros mayores, sin pensar que muchas veces el sacarles de su entorno, bien para pasar una temporada en casa de los diferentes hijos o bien para ir a nuestra residencia de vacaciones, puede suponer un mayor riesgo de accidentes caseros y, en consecuencia, más posibilidades de caídas y fracturas óseas.

Esta es la idea que expone el doctor Agustín Garabito, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, que explica que, en los mayores, hay muchos factores que pueden producir un mayor índice de caídas en el domicilio. “Los mayores tienen diversas patologías asociadas a la vejez que aumentan el riesgo de sufrir una caída en el hogar, como pueden ser alteraciones visuales, problemas neurológicos o musculares que aumentan la fatiga o la coordinación muscular, o enfermedades que pueden provocar mareos (como tensión baja o anemia). Además, las personas mayores suelen tener una menor capacidad de reflejos ante una caída”. Asimismo, también recuerda que puede haber problemas de sueño asociados a insomnio, o problemas de incontinencia urinaria, que supongan que estos mayores se tengan que levantar de la cama por la noche, desorientados, y eso también provoque una caída.

Otro de los motivos que puede suponer una mayor incidencia de accidentes domésticos en épocas estivales, señala el doctor Garabito, es el desconocimiento de los nuevos sitios donde se alojan las personas mayores. “El problema es que estas caídas tienden a producir un mayor daño en el hueso de una persona mayor, porque suele estar más débil, sobre todo debido a problemas concomitantes como la osteoporosis. Caídas de bajo impacto, como pueden ser desde la altura de estar de pie, pueden provocar lesiones muy graves”, alerta el experto.
El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados Vithas Salud.

Las lesiones más graves

En cuanto a las posibles fracturas que pueden darse, la más grave es la fractura de cadera, ya que supone un punto de inflexión en la capacidad funcional y vital del paciente anciano que la sufre. “Se trata de fracturas que requieren un tratamiento quirúrgico en la mayoría de los casos, para poder hacer así una movilización precoz del paciente, evitando de esta manera el encamamiento del mayor, que supondría un declive en su ya delicado estado de salud. Hay que tener en cuenta además que hay un porcentaje de mortalidad muy alto durante el primer año después de sufrir un fractura de cadera, incluso del 20%”.

Asimismo, es importante que la operación sea lo más pronto posible, para que la rehabilitación se comience de forma precoz, de manera que se reduzca la falta de autonomía y se eviten otros problemas sociales añadidos. En cuanto a otras fracturas osteoporóticas, es igualmente frecuente la fractura de muñeca, que suele requerir un tratamiento conservador con escayola. De hecho, en más de un 80 % de los casos se evita el tratamiento quirúrgico. “También están las fracturas de tercio proximal de húmero- aporta del doctor Garabito-, es decir las fracturas de hombro, que también, en la mayoría de los casos, si se tratan a tiempo, pueden ser tratadas sin cirugía en los pacientes de edad avanzada, con un cabestrillo de 3 a 4 semanas.”.

La importancia de la prevención

Para prevenir este tipo de fracturas osteoporoticas, lo más importante es conseguir  tener una buena masa ósea, mediante  una dieta equilibrada, ejercicio físico regular, tomando el sol de forma adecuada para tener buenos niveles de vitamina D, y luego evitar los factores que puedan predisponer a estas caídas. Por ejemplo, evitar las alfombras de casa, evitar la polimedicación que no sea necesaria, conseguir que no haya problemas de visión, mantener una rutina de ejercicios físicos para que haya una buena masa muscular, que no haya zonas oscuras en la casa y que haya acceso a los interruptores de la luz.

Por otra parte, el traumatólogo insiste en que “lo que es fundamental en todos estos pacientes es el hacer un programa de recuperación y rehabilitación, para intentar mejorar y conseguir una funcionalidad adecuada, para las actividades diarias, lo más rápido posible”. Respecto a la prevención secundaria (evitar una segunda fractura osteoporotica), es importante reseñar que cuando un paciente ha tenido ya una fractura, tiene más riesgo de sufrir otra, por lo que es importante el seguimiento por parte de un traumatólogo que le paute el tratamiento farmacológico más adecuado.

El compromiso de Vithas: calidad, innovación y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.900.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y la provincia de Pontevedra, donde están emplazados los centros Vithas Salud Fisium de Pontevedra, Vilagarcía, Marín, Sanxenxo, A Estrada, Caldas de Reis y Vigo.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks