04.08.16

Tras el bronceado, ¿es necesario echarse crema hidratante, after sun o ambas?

El after sun es necesario tras cada exposición solar y además tiene efecto calmante


Sin embargo, debemos seguir usando crema hidratante en nuestra rutina diaria

Para un buen uso del fotoprotector, es necesario extenderlo 30 minutos antes de la exposición

Cuando pensamos en tomar en sol, tenemos muy claro que no podemos hacerlo sin un buen fotoprotector y, por eso, antes de irnos de vacaciones, no olvidamos meter en la maleta diferentes cremas para eL sol, según nuestras necesidades. Sin embargo, lo que no siempre incluimos en nuestra bolsa de playa es un after sun o una buena crema hidratante. La pregunta es, ¿debemos incluir las dos?

A esta pregunta responde la dermatóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, María Teresa Truchuelo, que insiste en que “si bien ambos dos funcionan para hidratarnos, la diferencia es que el after sun, además, incorpora componentes calmantes”. Concretamente, la diferencia entre el after sun y la crema hidrante, según la experta radica en que “la hidratante se centra en la captación de agua (ya sea de los vasos sanguíneos internos o del ambiente) y su mantenimiento en la piel, mientras que el after sun además de hidratar (aportar agua a la piel), posee propiedades calmantes (alivia sensación de quemazón o escozor), antiinflamatorias (disminuye mediadores inflamatorios existentes tras una quemadura) y regenerativas (regula el recambio de la epidermis) y, los más novedosos pueden incluso frenar o revertir los cambios tóxicos que la radiación ultravioleta produce sobre el ADN”.

El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 19 centros especializados Vithas Salud.

Una hidratación diferente en cada momento

Hay que diferenciar, por tanto, entre los cuidados continuados de nuestra piel y las necesidades puntuales. Así, entenderemos que deberemos seguir con nuestra rutina normal de hidratación, como darnos crema hidratante al salir de la ducha, pero que, en momentos puntuales, como después de una exposición solar, será necesaria una hidratación extra, sobre todo para compensar la pérdida de agua.

De hecho, siempre se ha pensado en el after sun como un producto que utilizar cuando nuestra piel se resentía y se enrojecía tras los rayos del sol, pero lo cierto es que su uso es necesario tras cualquier exposición y que, además, es clave a la hora de conseguir un bronceado más duradero.

En esta idea insiste la doctora Truchuelo que recuerda que no debe ser nuestro objetivo obtener un bronceado durante el verano, pues el bronceado más saludable es el obtenido con autobronceadores o maquillajes, “puesto que con ello evitaremos el envejecimiento cutáneo o problemas más serios como el cáncer de piel derivados de la exposición a radiación ultravioleta”. Lo ideal sería evitar la quemadura derivada de la exposición a radiación ultravioleta.Si la piel se enrojece y molesta ya se ha producido daño solar que tendrá consecuencias a largo plazo por mucho que lo intentemos mitigar a posteriori.

El buen uso del fotoprotector

Está claro que, si queremos cuidar de nuestra piel, más que pensar qué podemos hacer ante una quemadura, lo que tenemos que intentar es que no se produzca. Para ello, la clave está en no exponerse más de la cuenta a los rayos del sol, y que siempre llevemos la piel protegida. Por ello, otra de las ideas que hay que reseñar es que muchas veces se usa fotoprotector, pero se usa mal. En este sentido, la dermatóloga aclara que “el fotoprotector solar debe extenderse 30 minutos antes de la exposición y aplicarse en cantidad suficiente, reaplicando cada 2 horas y que sea un fotoprotector que nos proteja frente a UVA, UVB y si es posible infrarrojo y visible”.

Además, existen fotoprotectores orales, que en ningún caso sustituyen a los protectores en crema pero que sí complementan la fotoprotección, habiendo demostrado la capacidad de disminuir los daños moleculares derivados de las quemaduras, además de incrementar la tolerancia solar y disminuir la probabilidad de intensificación de manchas tras la exposición solar.

Si pese a tomar todas las precauciones hemos sufrido alguna quemadura importante, algo hemos hecho mal. En estos casos quizás no valga solo con hidratar la piel. “Será conviene acudir al especialista para ver si es necesario un tratamiento con antiinflamatorios y corticoides tópicos e incluso orales” concluye la experta.

El compromiso de Vithas: calidad, innovación y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.900.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 19 centros especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Benalmádena, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Tenerife, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Pontevedra, Sanxenxo, Vilagarcía, Vigo y Vitoria-Gasteiz.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks