Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

17.06.16

¿Este dolor en la mano es normal?

Muchas veces los dolores de la mano se achacan a problemas de circulación cuando necesitan cirugía


La mayoría de las lesiones son más comunes en mujeres

Existen cirujanos plásticos especializados por completo en el tratamiento de la mano


Madrid, 17 de junio de 2016.- Si pensamos en las articulaciones que utilizamos día a día, seríamos conscientes de que las de la mano son las que más manejamos sin darnos cuenta. Hacemos miles de movimientos diarios y, por ello, la mano también sufre más lesiones que otras partes del cuerpo, aunque no siempre le prestamos toda la atención necesaria.

De hecho, los pacientes que acuden por dolor en la mano, suelen acudir de forma tardía, siempre con la esperanza de que el dolor remita por sí solo, o achacándolo a otras causas. Incluso, muchas veces acuden a otros especialistas achacando el dolor o el adormecimiento a una causa de la circulación, cuando lo cierto es que hay tanto traumatólogos, como cirujanos plásticos que son expertos en el tratamiento de la mano, incluyendo el hueso, el tendón, el nervio, hasta los problemas vasculares y cutáneos.

El doctor Jaime Manuel Rosado, cirujano plástico en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, explica que una de las dificultades es que el paciente no conoce las lesiones más comunes de la mano, y por ello “la mayor parte de las veces acuden con dolores de muchos meses”. El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados Vithas Salud.

Las lesiones más comunes

Para familiarizar a los pacientes con los problemas más comunes de las articulaciones de la mano que tiene que tratar un especialista, el doctor Rosado realiza la siguiente enumeración:

Túnel del carpo:  Es una compresión del nervio mediano en el túnel del carpo. Se trata de una lesión muy común, sobre todo en mujeres, ya que afecta aproximadamente al 10% de la población femenina. De hecho, el doctor Rosado recuerda que es una lesión que también puede afectar a población joven, ya que suele estar provocada por un exceso de actividad manual y que también es común que aparezca en mujeres embarazadas. “Uno de los síntomas más comunes es el adormecimiento de los dedos, sobre todo el pulgar, el índice y el corazón, siendo muy habitual que ocurra más durante la noche”.

Dedo en gatillo: “Lo que ocurre en esta lesión es que el nervio se queda bloqueado y no es posible mover el dedo en su extensión completa, al extender el dedo hace una especie de escalón que es bastante doloroso”. El tratamiento inicial es conservador, empezando con antinflamatorios y pasando a infiltraciones de corticoides, si fuera necesario. Cuando esto no funciona, se opta por la cirugía.  El doctor Rosado incide en que “suele ocurrir en personas con mucha actividad manual, ya que es un problema de la inflamación de la vaina del tendón, por lo que son problemas de exceso de uso, en movimientos muy repetitivos. Se produce también en aquellos pacientes que tienen problemas de inflamación en general, algún tipo de artritis o de inflamación de la vaina de los tendones o hipotiroidismo, aunque en la mayoría de los casos no hay una causa clara.”

Tendinitis de Quervain: Este tipo de lesión se caracteriza por un dolor que llega a la muñeca y se nota sobre todo en los movimientos del pulgar. Es, igualmente, más frecuente en mujeres. “Se produce una inflamación en la vaina del tendón que se puede empezar a tratar de forma conservadora, con inmovilización o infiltraciones”, aporta el cirujano plástico. El problema es que el dolor puede pasar a ser crónico y durar hasta meses sin tratamiento, por ello, en los casos en los que no baja la inflamación, se opta por el tratamiento quirúrgico, que consiste, según el doctor Rosado en “abrir la polea, para dejar espacio al tendón y que no se produzca rozamiento”

Rizartrosis: Es la lesión más habitual en aquellas profesiones que tengan que utilizar el movimiento de pinza en su práctica diaria, como pueden ser las costureras, los periodistas o los cirujanos. El experto explica que no es sino un tipo de artrosis específica de la base del pulgar, que se define “por un dolor en la base del pulgar, que a veces puede ser incapacitante. El diagnóstico se hace con exploración clínica y pruebas de imagen para descartar que sea otro tipo de dolencia”.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks