Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

20.10.16

Factores de riesgo en la osteoporosis

El perfil más frecuente en pacientes con osteoporosis es mujer en edad post-menopáusica


Las fracturas osteoporóticas más graves son las de cadera

El 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad metabólica ósea que produce una alteración, tanto en la composición mineral de los huesos, como en su estructura interna. Provoca una mayor fragilidad en los mismos y por ello se incrementa el riesgo de sufrir fracturas ante un traumatismo. Como afirma el doctor Agustín Garabito, traumatólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, no produce síntomas, de modo que el paciente no acude a consulta, la mayoría de las veces, hasta que sufre una fractura de tipo osteoporótica. Es fundamental la concienciación de la población para poder tratar a los pacientes antes de que sufran una fractura”.

El perfil más frecuente de paciente es mujer y en edad post-menopáusica o avanzada. Existen una serie de factores de riesgo asociados a esta patología, algunos de ellos no modificables, por ejemplo, la edad, el sexo femenino, alteraciones o enfermedades en el metabolismo del calcio y de la vitamina D o factores postmenopáusicos; otros sí dependen de nuestros hábitos de vida o forma física, como son la escasa exposición solar, dietas pobres en calcio y vitamina D, tabaquismo, delgadez, falta de ejercicio físico moderado y poca masa muscular corporal. Como apunta el doctor Garabito, “sobre estos últimos, sí podemos actuar”. El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros especializados denominados Vithas Salud.

Prevención desde la niñez

El doctor Garabito afirma que es muy importante evitar la aparición de osteoporosis mediante unos buenos hábitos de vida que permitan conseguir un buen pico de masa ósea. “Hay que trabajarlo desde la niñez, durante la juventud y en la época de adulto joven del paciente. El punto máximo de densidad mineral ósea se alcanza a los 35 o 40 años y depende de la ingesta adecuada de calcio y vitamina D, de la actividad física moderada, exposición solar y factores hormonales que regulan el metabolismo óseo. Si conseguimos que este pico sea alto, la cima desde la que partimos será más alta, de modo que no llegaremos a bajar el nivel que determina la osteoporosis cuando seamos ancianos”.

La ingesta de calcio y vitamina D en España, según datos de la SEIOM (Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral), está muy por debajo de las recomendaciones sanitarias.

Si se llega al diagnóstico de osteoporosis, será necesaria la prevención primaria, para evitar la aparición de fracturas, y la prevención secundaria, para evitar segundas fracturas y disminuir, en la medida de los posible, los efectos de esta enfermedad sobre la calidad de vida del paciente que la sufre.
Las fracturas osteoporóticas más frecuentes son las de muñeca, las vertebrales, las de extremidad proximal del húmero y las de cadera, que son, además, las más graves. Cada una de ellas tendrá un tratamiento específico. Como indica el doctor Garabito, puede ser “desde conservador, por ejemplo, faja dorso-lumbar, cabestrillo, yesos, hasta quirúrgico, según el tipo de fractura y el hueso afectado”.

La prueba más utilizada para el diagnóstico de la osteoporosis es la densitometría ósea, que mide la densidad mineral ósea de los huesos, normalmente en columna lumbar y en cadera. Existen unos valores medios de referencia para cada edad con los que se compara el dato obtenido en el paciente y en base a ellos se determinará si existe o no osteoporosis.

En el caso de detectarse, el tratamiento a seguir será, por una parte, no farmacológico: ejercicio físico moderado y sin impacto, exposición solar adecuada, dieta alimenticia rica en lácteos y alimentos que aporten calcio y vitamina D; por otra, farmacológico: suplementos de calcio y vitamina D, antiresortivos óseos o fármacos de acción dual (antiresortivos/formadores de hueso). Como apunta el doctor Garbito, “son tratamientos que han de aplicarse de forma individualizada en cada paciente, ya que tienen ventajas, pero también efectos secundarios y han de estar controlados por el especialista”.
 
El compromiso de Vithas: calidad, innovación y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.900.000 pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Benalmádena, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Tenerife, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Pontevedra, Sanxenxo, Vilagarcía, Vigo y Vitoria-Gasteiz.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks