Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

26.10.18

Mayor lentitud, irritabilidad o apatía pueden ser síntomas de microinfartos cerebrales

Los microinfartos pasan desapercibidos, raramente se diagnostican, y en la mitad de las personas provocarán discapacidad


El Servicio de Neurorrehabilitación de Vithas aconseja adquirir hábitos de vida saludables para reducir entre un 20-40% la probabilidad de sufrir un ictus 

Los factores de riesgo más habituales suelen ser la hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo, el sedentarismo, el estrés emocional, el colesterol o el ácido úrico elevado  

Cada año casi 120.000 personas sufren un ictus en España. La mitad quedan con secuelas discapacitantes o fallecen, y se prevé que en 2050 se convierta en una “epidemia mundial”, que podría prevenirse con un estilo de vida saludable.

La enfermedad cerebral vascular es una “afección silente” que puede presentar la persona durante muchos años como consecuencia de pequeños ictus (infartos o hemorragias cerebrales microscópicos), que pasan desapercibidos porque no dan clínica sintomática, pero que, según indica la Dra. Belén Moliner, directora médica de NEURORHB el servicio de Neurorrehabilitación de Vithas “al haber sido continuados en el tiempo llegan a afectar a una zona cerebral más grande, lo cual provoca que empiece a aparecer sintomatología”. El grupo sanitario Vithas cuenta en España con 19 hospitales y 28 centros médicos.

“Hace años que empezó con pequeños olvidos, a estar un poco más lento, parecía que era otro, porque su conducta había cambiado: estaba más irritable, más suspicaz, más apático…”. Según la Dra. Belén Moliner, éste es el inicio de una conversación que mantiene frecuentemente con familiares de personas con una enfermedad cerebral vascular, que muchas veces llegan sin diagnosticar.

En muchos casos la enfermedad se diagnostica al aparecer un ictus más grande, que sí da síntomas. El paciente entonces es derivado al Hospital y se le realiza la prueba de neuroimagen (resonancia magnética cerebral o TAC) y es entonces cuando se ve además del ictus de nueva aparición, responsable de la clínica, la enfermedad vascular cerebral silente. Las causas de estos microinfartos o microictus son múltiples, aunque los factores de riesgo más habituales suelen ser: hipertensión, diabetes, tabaquismo, sedentarismo, estrés emocional, colesterol, ácido úrico elevado…El resultado a largo plazo serán alteraciones cognitivas y conductuales, que pueden derivar en una demencia o, como se denomina actualmente, en un trastorno neurocognitivo mayor.

Al igual que ocurre en la circulación de todo el cuerpo, a nivel cerebral los vasos sanguíneos se ven afectados por todos estos factores. Si estos accidentes vasculares se presentan en vasos muy pequeños, que irrigan pequeñas zonas cerebrales, las consecuencias no serán perceptibles. Pero, si se dan de forma continuada en el tiempo, aparecerán problemas al provocar que zonas más grandes se vean dañadas. Ésta, explica la Dra. Moliner, “es la causa de esos problemas cognitivos y conductuales que aparecen de manera progresiva en el tiempo y de los que hablan muchos cuidadores, cuando acuden a nuestros centros con sus familiares”.

“Lo más importante es que el 90% de los ictus son prevenibles, tanto los de tipo isquémico como los de tipo hemorrágico”, señala Moliner. “Por este motivo- explica -algunos hábitos saludables ayudan a tener una circulación sanguínea cerebral sana como: dejar de fumar, de beber alcohol en grandes cantidades, controlar la hipertensión arterial, llevar una dieta saludable baja en grasas saturadas, buen control del azúcar en diabéticos, un peso adecuado, no hacer una vida sedentaria en exceso y controlar el estrés del día a día”.

La Dra. Moliner añade que “si la población supiera que tomar un alimento concreto puede ayudarle a proteger su cerebro contra esa catástrofe devastadora, no dudaría en comer todos los días verduras y frutas frescas de temporada o una lata pequeña de sardinas, por ejemplo, ya que son varios los estudios realizados hasta la fecha, que concluyen que es posible incluso reducir entre un 20-40% la probabilidad de sufrir un ictus”.

En el caso de aquellas personas que ya han sufrido un ictus, puntualiza la directora médica de NEURORHB, el riesgo de sufrir un segundo accidente cerebrovascular, aumenta considerablemente, por lo que además de estos cambios de vida saludable y de hábitos dietéticos, deberán seguir un tratamiento farmacológico adecuado para evitarlo, estrechamente controlado por su médico.
 
El compromiso de Vithas: calidad asistencial acreditada, servicio personal y largo plazo

Vithas es el primer operador sanitario de capital 100% español y el segundo a nivel nacional. Cada año atiende a más de 5.000.000 pacientes en sus 19 hospitales y 28 centros médicos denominados Vithas Salud. Los 47 centros se encuentran distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional y destacan los hospitales de Alicante, Almería, Benalmádena, Castellón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vigo, Valencia y Vitoria-Gasteiz. Los 28 centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, Almuñécar, Elche, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Nerja, Pontevedra, Rincón de la Victoria, Sanxenxo, Sevilla, Torre del Mar, Torremolinos, Vilagarcía, y Vitoria-Gasteiz.

Vithas cuenta con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España gracias a la red de laboratorios Vithas Lab y con una central de compras propia, PlazaSalud24, que como referente en el sector da servicio a más de 39 hospitales, 35 centros médicos y 20 clínicas dentales. Por último, Vithas mantiene actualmente un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda que dispone de 5 hospitales y una amplia red de centros médicos repartidos por toda la región.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad acreditada y un servicio personal va unida al firme apoyo y visión de largo plazo de los accionistas de Vithas: Goodgrower, quien controla un 80% del capital, y grupo ‘la Caixa’, con el 20% restante.

Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, Vithas prevé seguir consolidando su presencia nacional tanto con la apertura de nuevos centros como mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks