Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

19.07.17

Consejos para evitar un golpe de calor dependiendo de la edad y estado físico

Se considera golpe de calor cuando el cuerpo supera los 40ºC y sentimos mareo, agotamiento, náuseas, jaqueca, calambres musculares e incluso pérdida del conocimiento


Deben tener especial cuidado los ancianos con enfermedades, los niños y los deportistas, grupos más vulnerables a sufrir un golpe de calor 

Comienza en el norte la temida ola de calor, y es que, aunque la peor parte se la lleva el sur del país, en el norte no nos acostumbramos a tan elevadas temperaturas que tienen un impacto directo en nuestro organismo y nuestra salud. Según Jose Ignacio Catalán, doctor especialista en Medicina Interna del Hospital Vithas San José, los golpes de calor se producen cuando el cuerpo es incapaz de controlar la temperatura y el cuerpo rebasa los 40ºC. “Es esencial que utilicemos la lógica y pongamos en práctica los consejos profesionales médicos. Aunque cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, la situación se agrava entre los ancianos, bebés y niños, y deportistas, que se convierten en los perfiles vulnerables más vulnerables ante una ola de calor” afirma el doctor. El Hospital Vithas San José pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 25 centros especializados Vithas Salud.

Es importante que nuestro cuerpo no supere los 36ºC de temperatura, atendiendo a las señales de sed para evitar perder electrolitos, que es lo que provoca que nuestra temperatura corporal aumente. Según el Dr. Catalán, la hidratación continua y una dieta “suave” son los puntos clave para hacer frente al fuerte calor; el agua siempre va a ser mejor que las bebidas “refrescantes”, ya que su alto contenido en azúcar no resulta positivo a la hora de paliar el calor. Un café con hielo, por ejemplo, es más efectivo que un helado o una cerveza, ya que generan una sensación de frescor momentánea, pero a largo plazo deshidratan y provocan más sed”.

En cuanto a la dieta, el doctor aconseja reducir la ingesta de grasas y proteínas, sustituyéndolo por frutas y verduras, alimentos ricos en solutos y electrolitos, que resultan esenciales para mantener el nervio saludable y la función muscular, el equilibrio de líquidos y de ácido-base.

Los más pequeños de la casa no tienen edad suficiente para utilizar su propia lógica y decidir cuánto beber o qué comer, por eso es importante que sus responsables verifiquen que se encuentran sanos. La dieta debe estar formada por verduras y frutas, sobre todo si sufren fiebre o diarrea, acompañado de abundante agua. Además, los más pequeños aprovechan el verano para jugar en la calle y están muchas horas fuera de casa. Por eso, es aconsejable evitar que estén a pleno sol durante las horas que más calienta el sol, es decir, entre las 12 de la mañana y las 16 de la tarde). Asimismo, la ropa debe de ser de materiales finos, cómodos y transpirables, y es muy importante que lleven la cabeza protegida con un gorro/sombrero/visera.

En el caso de los deportistas, es esencial que realicen su actividad física en lugares cerrados, y, en el exterior en las horas más frescas del día como pueden ser las primeras horas de la mañana o por la tarde cuando cae el sol. El Dr. Catalán advierte sobre el riesgo de realizar ejercicio cuando la temperatura ambiente supera los 30ºC. Las bebidas isotónicas son reconfortantes para los deportistas, pero tenemos que tener en cuenta que nunca debemos abusar de ellas: “debemos compensar estas bebidas con la ingesta de agua, ya que estas bebidas tienen demasiada azúcar”, advierte.

Por último, lo más importante para los más mayores es llevar una dieta suave con mucho líquido, como puede ser un caldo de verdura, acompañado de agua para estar bien hidratados contantemente. Además, si éstos sufren diabetes, hipertensión o toman medicamentos contra enfermedades como el alzhéimer o depresión, sus mecanismos de compensación pueden estar alterados, que repercute negativamente en cuanto su defensa corporal ante el calor.

Síntomas como la fatiga, el cansancio, náuseas, mareos, taquicardias, exceso de sudoración, sequedad o incluso la pérdida de consciencia, en los casos más graves, son puntos clave para saber que debemos hidratarnos y que, posiblemente, sea el principio de un golpe de calor. En este caso, el especialista aconseja trasladar al afectado a un sitio con ventilación y fresco. Quitarle la ropa y poner paños mojados con agua fría “aproximadamente 25ºC, nunca una temperatura inferior para que los vasos sanguíneos no se colapsen” en axilas, ingles y cuello. Posteriormente  el afectado debe ser trasladado a un centro hospitalario ya sea por quienes le acompañan o por una ambulancia, si es necesario.

Sobre el Hospital Vithas San José

El Hospital Vithas San José dispone de dos centros de actividad: el propio hospital y el Centro de Especialidades Beato nº3. A través de ambos se articulan algunos de los programas especializados más innovadores del País Vasco, entre los que se encuentra la aplicación de técnicas endoscópicas avanzadas.

Con una inversión de 7 millones de euros para el período 2013-2016, la innovación y el servicio personalizado al paciente se sitúan en el centro y se ponen en marcha a través de nuevos servicios: la Unidad del Sueño (febrero de 2014) y Unidad de Cirugía Artroscópica (abril de 2014). La Unidad de Asistencia a Lesionados de Tráfico, la Unidad de Obesidad, son otras de las unidades especializadas del centro vitoriano. Además, es pionero en España en el tratamiento de carcinomatosis peritoneal con un equipo de profesionales expertos en tratar los tumores malignos gastrointestinales.

Actualmente, el Hospital Vithas San José pone a disposición de los pacientes 65 camas, 6 quirófanos, 6 camas con un BOX de aislamiento en UCI y 56 despachos de consultas externas, entre otras instalaciones sanitarias. Trabaja con las principales compañías de seguros nacionales e internacionales y cuenta, entre otras especialidades, con las siguientes: Anestesiología, Aparato Digestivo, Medicina Interna, Cardiología, Angiología y Cirugía Vascular, Cirugía Cardiaca, Cirugía Estética, Plástica y Reparadora, Cirugía General y del Aparato Digestivo, Cirugía Maxilofacial, Dermatología, Ginecología, Oftalmología, O.R.L., Urología, Traumatología y Cirugía Ortopédica.
 
El compromiso de Vithas: calidad asistencial acreditada, servicio personal y largo plazo

Vithas es el primer operador sanitario de capital 100% español y el segundo a nivel nacional. Cada año atiende a más de 4.500.000 pacientes en sus 19 hospitales y 25 centros especializados denominados Vithas Salud. Los 44 centros se encuentran distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional y destacan los hospitales de Alicante, Almería, Benalmádena, Castellón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vigo, Valencia y Vitoria-Gasteiz. Los 25 centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, Elche, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Nerja, Pontevedra, Rincón de la Victoria, Sanxenxo, Sevilla, Torre del Mar, Torremolinos, Vilagarcía, y Vitoria-Gasteiz.

Vithas cuenta adicionalmente con la red de laboratorios Vithas Lab, con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España, y con un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda que dispone de 5 hospitales y una amplia red de centros médicos repartidos por toda la región.
La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad acreditada y un servicio personal va unida al firme apoyo y visión de largo plazo de los accionistas de Vithas: Goodgrower, quien controla un 80% del capital, y grupo ‘la Caixa’, con el 20% restante.

Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, Vithas prevé seguir consolidando su presencia nacional tanto con la apertura de nuevos centros como mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks