Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

14.10.13

II Curso del Centro UNO- Unidad de Prevención y Tratamiento de los Desórdenes Alimentarios en el Hospital Vithas Perpetuo Socorro

Se celebra los días 18 y 19 de octubre y se centrará en la drunkorexia, vigorexia y ortorexia


Pueden asistir tanto profesionales de la sanidad como estudiantes y particulares interesados en conocer estos nuevos trastornos de la conducta alimentaria. 

El curso se enmarca dentro de la iniciativa Vithas Aula Salud que promueve la formación sanitaria entre diversos sectores de la población.

Alicante, 14 de octubre de 2013.- El Hospital Vithas Perpetuo Socorro, perteneciente al grupo Vithas que cuenta en España con 10 hospitales, acoge los próximos días 18 y 19 de octubre la segunda edición del “Curso sobre Trastornos Alimentarios”, que anualmente organiza la Unidad de Prevención y Tratamiento de los Desórdenes Alimentarios del hospital: Centro UNO, y que se enmarca dentro de Vithas Aula Salud, un proyecto de Vithas que promueve la formación sanitaria entre distintos segmentos de la población.
 
Bajo el título “Nuevos desórdenes alimentarios” y durante dos días, psiquiatras, psicólogos, nutricionistas y enfermeros compartirán sus conocimientos sobre patologías como la drunkorexia, vigorexia, permarexia y ortorexia con profesionales de la sanidad, estudiantes y particulares.
 
La sesiones, moderadas por los psicólogos que dirigen Centro UNO, Cristian Figueredo y Juan Pablo Zito, contarán con la participación de José Miguel Martínez Sanz, dietista-nutricionista; Francesca Abate, enfermera; Susana Carro, psicólogo-psicoanalista; Joaquín Gilabert y Puri Carricajo, psiquiatras y Graciela Sobral, psicóloga.
 
En las distintas ponencias, los expertos tratarán temas como el desorden alimentario en deportistas recreativos (vigorexia), comparativa de los nuevos desórdenes alimentarios, mitos y realidades de la obesidad e indicadores de riesgo en la adolescencia, entre otros.
 
Trastornos asociados al alcohol, la comida sana y el gimnasio

La anorexia y la bulimia, aunque son los trastornos alimenticios con mayor prevalencia, no son los únicos. Durante los últimos años, han proliferado nuevas modalidades de conductas alimentarias inadecuadas como la drunkorexia, vigorexia, ortorexia y permarexia.
 
El perfil de paciente afectado por drunkorexia, o ebriorexia, suele coincidir con jóvenes obsesionados con la delgadez y que consumen alcohol habitualmente por la noche. Previendo el consumo de calorías nocturno asociado a las bebidas alcohólicas, lo compensan limitando o reduciendo de forma drástica la ingesta de alimento durante el día. En estos casos, el exceso de información sobre las calorías que aporta cada bebida contrasta con su desconocimiento sobre la proporción y equilibrio de los nutrientes presentes en cada alimento. La vigorexia suele estar asociada con el culto obsesivo al cuerpo en el gimnasio. Los pacientes afectados por esta enfermedad presentan una sintomatología característica: limitan su actividad social, realizan dietas muy restrictivas y toman suplementos protéicos, quemagrasas y anabolizantes.
 
La permarexia, conocida como el paso previo a la anorexia o la bulimia, suele afectar a personas obsesionadas con el control diario de las calorías consumidas y con las ‘dietas milagro’. Por último, la ortorexia se puede resumir como la obsesión por la comida sana, entendida como alimentos orgánicos que no han sido tratados con productos artificiales ni conservantes. Esta percepción afecta notablemente a la dieta de estas personas, puesto que en muchas ocasiones se suprimen grupos de alimentos como la carne y la grasa que no son reemplazados por otros que aporten los mismos nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.
 
Síntomas de alarma

Entre los factores de riesgo que pueden provocar trastornos de la alimentación están  la preocupación excesiva por el cuerpo y la delgadez, la obsesión por las dietas, períodos prolongados de ansiedad o depresión, aumento exagerado de la actividad física, un entorno familiar sobreprotector, altas expectativas familiares, preocupación excesiva por parte de la familia en relación al peso y las dietas, alto nivel de exigencia, perfeccionismo, desestructuración familiar o la falta de comunicación, entre otros.
 
Abordar la enfermedad desde un enfoque psicológico, psiquiátrico y nutricional, es la estrategia más adecuada para enfrentarse a esta dolencia debido a su complejidad, ya que no sólo la mente y el cuerpo están comprometidos, sino el entorno más cercano del paciente. Una vez superada, el paciente debe continuar con su vida a partir del nuevo orden que se ha establecido tras su curación y supone cambios subjetivos, sociales y en relación con su familia.
 
Acerca de Centro UNO - Unidad de Prevención y Tratamiento de los Desórdenes Alimentarios

Centro UNO es una unidad hospitalaria interdisciplinar orientada por la teoría psicoanalítica y guiada por psicoanalistas ubicada en el Hospital Vithas Perpetuo Socorro de Alicante.

La aplicación del psicoanálisis a los desórdenes alimentarios no es algo nuevo  ya que hace décadas que se emplea con muy buenos resultados, lo novedoso de este centro, según Zito es: “la creación de una unidad hospitalaria interdisciplinar orientada por la teoría psicoanalítica y guiada por psicoanalistas, que toman el síntoma como una respuesta subjetiva del paciente a un sufrimiento particular y no como un mero hecho alimentario”

La metodología que se desarrolla en esta unidad se caracteriza por tomar cada caso como único, dando un valor privilegiado a la palabra del paciente convirtiéndose esta en el pivote sobre el que gira el tratamiento. Al mismo tiempo, “se otorga un lugar importante al relato de los familiares y se les incluye en el proceso”, afirma Zito, además de no contemplar el aislamiento del paciente  de su familia ni de su entorno. El cambio de enfoque en el tratamiento de estos desórdenes alimentarios es una de las claves del funcionamiento de Centro UNO ya que, según Zito, “buscamos descifrar el sentido del síntoma del paciente, conocer su función subjetiva, saber las causas que lo llevaron a enfermar y encontrar otra solución a aquello que le hace sufrir”.

Sobre el Hospital Vithas Perpetuo Socorro de Alicante

El Perpetuo Socorro fue el primer hospital privado de la ciudad de Alicante. Inaugurado en 1944, cuenta con todas las especialidades médicas y quirúrgicas, y atiende actualmente a más de 135.000 pacientes. Sus 15.000m2 de superficie acogen un centro de referencia en urgencias para especialidades como Traumatología, Ginecología, Pediatría, Otorrinolaringología, Medicina Interna, y Cardiología. Cuenta con 96 camas, 10 quirófanos, 7 puestos UCI y 22 consultas externas.

Entre las áreas de especialización del hospital destacan la unidad de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, la Unidad de Radiología Cardiovascular e Intervencionista y Cirugía Hepática. Mención especial merecen los servicios de Hemodiálisis y de Pediatría, liderados por un gran equipo de profesionales.
Otros servicios especialmente reconocidos por la sociedad alicantina son: la Unidad de atención Materno-Infantil, que atiende a más de 20.000 pacientes anualmente, y la Unidad de Cardiología, dotada de Hemodinámica y Cirugía Cardiaca, pionera en la medicina privada de Alicante y que cuenta con elevadísimos niveles de satisfacción.
Anualmente, el hospital atiende más de 33.000 Urgencias, más de 9.000 cirugías, 1.000 partos y más de 55.000 pacientes ambulantes de las diferentes especialidades.

En la presentación de Vithas realizada el pasado mes de noviembre, el gerente del hospital José Luis Pérez-Mateo, destacó que el hospital cuenta con un plan de inversiones para el periodo comprendido entre 2007 y 2016, que asciende a 20 millones de euros. “Estas inversiones han permitido realizar importantes mejoras los últimos años y, a futuro, permitirán incorporar novedades tecnológicas en diagnóstico por la imagen en línea con el TAC de 128 cortes y mínima dosis de radiación recientemente puesto en marcha, con una nueva sala de Hemodinámica e intervencionismo y nuevas Unidades de Ginecología, Oftalmología y Rehabilitación”, concluyó.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks