Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

07.07.15

Consejos para prevenir la hepatitis de médicos de Vithas Perpetuo Socorro

El día 28 de julio es el Día Mundial de la Hepatitis promovido por la OMS


El Hospital Vithas Medimar Internacional cuenta con el único Fibroscan en la sanidad privada alicantina. Este aparato permite detectar el grado de inflamación y de fibrosis de pacientes con hepatitis y aplicar un tratamiento mucho más personalizado
 
Cada 28 de julio la Organización Mundial de la Salud celebra el Día Mundial de la Hepatitis con el objetivo de promover el conocimiento sobre esta enfermedad. Este año el lema es “Prevenir la hepatitis: actuar ya”. Con este motivo, el doctor Rodrigo Jover, del Hospital Vithas Perpetuo Socorro de Alicante, traslada una serie de recomendaciones para prevenir el contagio de esta enfermedad. El Hospital Vithas Perpetuo Socorro y Vithas Medimar Internacional pertenecen al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 25 centros: 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud.
 
Según los datos ofrecidos por la OMS, en el mundo hay 240 millones de personas que tienen infecciones crónicas por hepatitis B; 150 millones de personas padecen infección crónica por hepatitis C y la hepatitis E puede inducir una mortalidad del 20% entre las mujeres embarazadas en el tercer trimestre de la gestación.
 
Cuáles son los tipos de hepatitis y cómo se transmiten

Hay cuatro tipos principales de hepatitis virales: la más común es la hepatitis A, de transmisión oral y que no produce cuadros de hepatitis crónica. Generalmente la hepatitis aguda por el virus A provoca cuadros indolentes y autolimitados, aunque, en ocasiones puede producir hepatitis fulminantes.
 
Lo mismo sucede con la hepatitis E, que es también de transmisión fecal-oral y que sólo produce cuadros de hepatitis crónica en individuos inmunosuprimidos, generalmente receptores de trasplante de órganos sólidos.
 
Las hepatitis B y C se transmiten a través de la sangre y fluidos corporales y pueden acabar provocando cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular. Las hepatitis crónicas por los virus de la hepatitis B o C pueden ser tratadas con éxito con fármacos antivirales.
 
La hepatitis B es una infección vírica del hígado que puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica. Existe un importante riesgo laboral para los profesionales sanitarios ya que se transmite por contacto con la sangre u otros líquidos corporales de una persona infectada. Al año mueren más de 780.000 personas por esta enfermedad. 
 
Respecto a la infección por el virus de la hepatitis C, tiene una importante tendencia a la cronicidad y provoca hepatitis crónica en más del 85% de los infectados. Afecta a más de 130 millones de personas en el mundo. En España se estima que puede haber del orden de los 900.000 afectados, aunque un elevado porcentaje desconoce que lo son.
 
¿Cómo podemos prevenir la hepatitis?

En línea con el lema de la OMS para este año, la importancia de la prevención, el doctor Rodrigo Jover, especialista en aparato digestivo de Vithas Perpetuo Socorro, traslada cuáles son las principales medidas de prevención de los diferentes tipos de hepatitis.
 
En el caso de la hepatitis B y C se basa en las medidas universales de prevención de infecciones transmitidas por sangre y fluidos corporales:
 
·         Evitar el contacto directo con elementos o utensilios que puedan haber estado en contacto con la sangre de otro individuo: agujas, jeringas, elementos de higiene personal, usar el preservativo en relaciones sexuales.
 
·         Las medidas de prevención referidas a agujas, jeringas o utensilio médico deben extremarse en el medio hospitalario, puesto que es aquí donde se produce un elevado porcentaje de estos contagios.
 
Y la medida preventiva más importante para no contagiarse con la hepatitis A y E en zonas endémicas se basa en evitar la ingesta de agua de no purificada o de crustáceos, frutas o verduras no cocinadas.
 
Existen vacunas frente los virus de la hepatitis A y B, cuya administración se recomienda. La vacuna de la hepatitis A debe administrarse antes de viajar a zonas endémicas y la de la hepatitis B se encuentra englobada dentro del calendario vacunal y se recomienda su administración en toda la población.
 
 
Sintomatología, diagnóstico y tratamiento de las diferentes hepatitis
 
Las hepatitis virales pueden presentarse en dos formas: hepatitis aguda y crónica. Las hepatitis agudas producen un cuadro de malestar general y cansancio intenso acompañado de ictericia (coloración amarilla de la piel), que se produce por la alteración del funcionamiento hepático, con dificultad para la eliminación de la bilirrubina y su consiguiente acumulación en sangre. Por lo general, los cuadros de hepatitis aguda se resuelven espontáneamente sin necesidad de tratamiento.
 
En algunos casos, el fallo hepático se hace más grave ya que se produce una  alteración de la coagulación sanguínea y se acumula amonio a nivel cerebral, lo que da lugar a alteraciones del nivel de conciencia. Estas son las formas denominadas fulminantes, que pueden llevar a la muerte del individuo y que, en ocasiones, requieren ser tratadas con trasplante del hígado.
 
Por fortuna, estas formas fulminantes son muy poco frecuentes y constituyen únicamente un 0.1-0.5% de las hepatitis agudas virales. Es importante señalar que, en un porcentaje muy elevado de casos (más del 70%) las hepatitis agudas son no asintomáticas o con síntomas leves inespecíficos como cansancio o malestar leve. En estos casos, sólo puede saberse que se ha pasado una hepatitis por marcadores serológicos detectados en análisis de sangre.
 
Tras la mejoría del cuadro de hepatitis aguda, más del 85% de las hepatitis C y un porcentaje de hepatitis B que varía según la edad de adquisición de la infección (desde el 50-90% de los infectados en la infancia hasta menos del 5% de los infectados en la edad adulta) desarrollan una hepatitis crónica. En la hepatitis crónica, persiste una inflamación mantenida del hígado que da lugar con el paso de los años al desarrollo de fibrosis y finalmente cirrosis hepática.
 
Asimismo, la persistencia de la infección viral aumenta de forma notable el riesgo de padecer cáncer de hígado. En el momento actual existen tratamientos para estas formas crónicas que han demostrado una elevada eficacia en la curación de las mismas.
 
La infección por el virus de la hepatitis C puede ser curada por completo con tratamientos con fármacos antivirales de entre sólo 3-6 meses de duración. Por su parte, la infección por el virus de la hepatitis B, es controlada con otro tipo de fármacos antivirales que consiguen la neutralización de estos virus.
 
La especialización de Vithas Alicante en hepatitis

La Unidad de Gastroenterología del Hospital Vithas Perpetuo Socorro, ofrece elementos para el diagnóstico de las hepatitis virales. Asimismo ofrece tecnología que permite, de forma no invasiva, estadificar la situación de la hepatitis crónica y conocer el grado de fibrosis del hígado mediante el Fibroscan, una innovadora prueba diagnóstica que permite conocer a través de ondas  el grado de inflamación y de fibrosis que hubieran podido ser producidas por la patología del paciente. Es un sistema invasivo y no indoloro, emite una onda que recorre el hígado y permite determinar con alta fiabilidad el grado de fibrosis.
 
Esta prueba se aplica sobre todo a los pacientes con patología hepática o sospecha de la misma y permite determinar el grado de avance de la enfermedad en una primera visita y hacer un seguimiento mucho más personalizado a lo largo del tratamiento, algo que hasta ahora era más complicado.
 
El compromiso de Vithas: estabilidad, inversión permanente y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.000.000 de pacientes en sus 25 centros (12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud). Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y Pontevedra. La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks