Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

30.07.15

Fisioterapeutas de Vithas recuerdan que el deporte en la playa ayuda a prevenir lesiones tan comunes como los esguinces de tobillo

La inestabilidad de la arena hace que la actividad física sea más compleja lo que implica un mayor consumo energético


El deporte en la playa ayuda aprevenir lesiones tan comunes como los esguinces de tobillo. Así lo afirma Luis Gallego Burguillo, Traumatólogo y director de la Unidad de Medicina Deportiva del Hospital Vithas Virgen del Mar integrada por un gran equipo de profesionales. El Hospital Vithas Virgen del Mar forma parte del grupo Vithas, que cuenta en España con 25 centros, 12 hospitales y 13 centros altamente especializados denominados Vithas Salud.

El doctor Luis Gallego Burguillo justifica su afirmación diciendo que cualquier deporte en la playa, incluso el simple hecho de caminar por la arena, mejora de forma considerable el sistema propioceptivo de miembros inferiores; y añade que el correcto funcionamiento de este sistema, que es el que informa al cerebro sobre los movimientos y la posición del cuerpo “es fundamental para prevenir lesiones muy comunes como es el caso de esguinces de tobillo”.

En cualquier caso, el especialista señala que “es importante que no sintamos ningún dolor al practicar estos deportes, y en caso de notarlo, debemos consultar a nuestro médico y/o fisioterapeuta para descartar posibles lesiones”.

Estas ventajas del ejercicio físico en la playa se deben a la propia superficie de la misma, ya que la inestabilidad natural de la arena “no nos permitirá realizar la actividad de manera cómoda, ya que debemos vencer la resistencia de la misma: el trabajo muscular, sobre todo de las piernas, será mucho mayor; la intensidad de la zancada será también mayor, lo que nos llevará a desarrollar una mayor actividad que se traducirá en más desgaste y un elevado consumo de energía”.

Así, a modo de ejemplo, el experto señala que el fútbol en la playa ejercita todos los músculos de las piernas, sobre todo el cuádriceps, los gemelos y los isquiotibiales, “lo cual es beneficioso para prevenir lesiones de rodilla”, y añade que “también trabajan la musculatura del tobillo, lo que nos proporciona una mayor estabilidad en esta articulación”. Además, también se consigue una importante mejora la capacidad cardio-respiratoria.

Jugar a las palas en la orilla, o en el agua, aumenta la capacidad de alerta del sistema nervioso, brinda mayor energía y contribuye a “mejorar la coordinación y la psicomotricidad, además de la afirmación de los músculos del brazo y antebrazo y de las extremidades inferiores”.

Por su parte, con el voleibol playa, las piernas se musculan en longitud y mejora la circulación de la sangre. Los músculos abdominales, dorsal ancho, pectorales, bíceps y tríceps se desarrollan sin esfuerzos violentos, lo que nos proporciona una mayor fuerza. También nos sirve para ejercitar la movilidad articular y la flexibilidad de los dedos, muñecas, codos y hombros”, afirma el doctor Gallego Burguillo.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks