Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
19.04.18

Siete consejos ambientales para mejorar la situación de los pacientes alérgicos a pólenes

Este 2018 será especialmente intenso para los que sufran alergias a gramíneas y olivo. Algunas acciones sencillas, como mantener cerradas las ventanas de las habitaciones o del coche, mejoran el día a día del paciente alérgico.

Todos los años, ya durante el mes de febrero, comienza la temporada de alergias, especialmente a ciertos pólenes de árboles. Esta primavera se espera especialmente intensa para los afectados por alergias en gramíneas y olivo.

Según destaca la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), a mediados del mes de febrero ya se encontraban niveles altos de pólenes de cupresáceas en zonas como Jaén, índices medios en el área de Barcelona y bajos en el resto del país.

Una de las alergias es la Ritinis Alérgica Estacional (RAE) provocada, en gran medida, por los estos pólenes en cualquier época del año. La frecuencia de la RAE sobre la población es tan elevada que ya se habla de un verdadero problema de Salud Pública. La OMS (Organización Mundial de la Salud) considera la Rinitis Alérgica como la 4ª patología crónica a nivel mundial. Las arizónicas y cipreses (con mayores índices de afección en febrero-marzo), los plátanos de sombra (marzo y abril) y las gramíneas (mayo-junio) son agentes activadores de RAEs.

Los síntomas son fácilmente reconocibles, ya que afectan especialmente a la tríada nariz-ojos-faringe.

  • Taponamiento nasal.
  • Picor de la nariz.
  • Lagrimeo, enrojecimiento, picor ocular.
  • Picor en faringe y oídos.


Siete consejos ambientales para el paciente alérgico a pólenes

El Dr. Sainz Gutiérrez, alergólogo del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca, señala siete aspectos que ayudan al paciente cuando se encuentra con Rinitis Alérgica Estacional.
  1. Airear las habitaciones por la mañana temprano y mantenerlas cerradas el resto del día.
  2. Los días de viento secos y soleados son los de mayor concentración de pólenes. Evitar las salidas al campo, cruzar parques y zonas verdes, en la medida de lo posible.
  3. Evitar la actividad física intensa innecesaria, sobre todo al aire libre.
  4. En los viajes en coche, llevar las ventanillas cerradas.
  5. Utilizar gafas en el exterior.
  6. No tomar miel, ni por supuesto, preparados de polen.
  7. Lavar la fruta y los productos vegetales frescos antes de su consumo.
Y ante cualquier duda, el doctor recomienda acudir al especialista.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks